Accesorios cabello y Cuidado personal

La estética y la belleza se han convertido en una verdadera ciencia en los últimos años, y podemos encontrar literalmente de todo. En tantas formas y variedad que no sabríamos por dónde comenzar. Aquí el estilo vintage representa algo más delicado que una simple cuestión de gustos, ya que estamos hablando de nuestro cuidado personal o de nuestra higiene intima. Dentro de las herramientas con las que contamos diariamente podemos mencionar algunas que son muy representativas de años pasados. Por ejemplo, los peines y cepillos, los accesorios para el cabello(conocidos antiguamente como «tocados»), espejos para maquillarse o afeitarse (estos de sobremesa con pie y aumento), y hasta cajas de pañuelos,delicadamente talladas y pintadas con los típicos colores vintage.

Cepillo de madera vintage

Para que puedas cepillarte con estilo, te traemos una colección de cepillos antiguos con diseños exclusivos. Aunque tengamos siempre a mano diferentes acondicionadores, mascarillas o sérums, de nada servirían si no tenemos un buen cepillo de pelo. Es la herramienta básica e indispensable para que tu cabello se mantenga siempre brilloso y fuerte. Son muy importantes para mantener sano el cuero cabelludo, ya que las púas del cepillo estimulan la circulación sanguínea, ayudando así a la renovación de nutrientes en la raíz y ala eliminación de células muertas. Por esta razón, es importante que estas púas tengan una forma redondeada para que no nos provoquen heridas en la cabeza. Todos los expertos opinan que los más recomendados son los que están fabricados en madera. Además está probado que producen menos electricidad estática que los de cerdas de metal o plástico. Con un cepillo de madera evitarás los encrespados y los enredos constantes.

Peine de madera

El peine data de la prehistoria y en un principio su función principal era mantener el pelo limpio y libre de parásitos, pero con el paso del tiempo, se convirtió en algo de uso normal y cotidiano. Los peines comenzaron a fabricarse con huesos o en madera, y luego fueron apareciendo los de metal, plástico y otros materiales. Mucho más tarde apareció el cepillo para el pelo ante la necesidad de peinar y desenredar el cabello largo. Tuvo quizás más éxito que el peine, porque al disponer de un mango para sostenerlo,resultaba mucho más fácil utilizarlo. La primera empresa que patentó el cepillo de peluquero era francesa, en el año 1979, ya que no se tiene constancia de patentes anteriores.

Vuelve el afeitado con navaja y brocha

La peluquería es una profesión en constante evolución y desde hace siglos se vienen utilizando navajas, cuchillas y tijeras para cortar el pelo o la barba. Actualmente, a la maquinilla eléctrica y la cuchilla desechable les ha surgido un fuerte competidor: la vieja navaja. Los mismos peluqueros dicen que han observado una demanda mayor a la que había antes.Porque al parecer, las personas han vuelto a decantarse por el afeitado tradicional en los últimos años. Y esto ha hecho que el mercado de navajas remontara notablemente. La moda de lo vintage empieza a convertirse en costumbres cotidianas. Dado que es un proceso menos invasivo para la piel, realizado con más tiempo y «mimo», gracias a los infaltables masajes que acompañan el afeitado con brocha.